Lujorexia, una adicción de lo más cara

¿Sabrías decirme qué es lo que tienen en común Luis Miguel, Paris Hilton, Jennifer López o los Beckham? Pues es bastante habitual entre ellos que, a parte de que les sale el dinero por las ojeras, tienen un gusto muy especial por las adquisiciones de lo más excéntricas, es decir que, todos ellos padecen lujorexia.

La lujorexia, para resumirlo, es la obsesión por el lujo extremo, y se basa no solamente en comprar si motivo ni razón productos o servicios extremadamente caros, sino en tener la repentina necesidad de disfrutar de ciertos caprichos.

Muchos son los famosos o nuevos ricos que se encuentran con un mundo lleno de comodidades, en el que todo tipo de deseos se ven satisfechos con muchísima facilidad. Ante esta situación, empiezan a pedir y consumir cierto tipo de lujos innecesarios, pero el problema realmente se agrava cuando esos caprichos se vuelven en necesarios y fundamentales para llevar su vida, es cuando este comportamiento se generaliza cuando aparece la lujorexia.

Seguro que conoces a muchas celebrities que nos sorprenden cuando escuchamos que tienen ciertos antojos o que hacen unas peticiones de lo más excéntricas, hoy te voy a desvelar las demandadas de algunas de ellas.

La lujorexia de las celebrities

Imagen de Mariah Carey  que padece lujorexia

Mariah Carey es una de las famosas que padecen lujorexia, entre algunas de sus extravagancias, en alguna ocasión ha confesado que suele bañarse con agua mineral francesa, concretamente de la marca Evian.

Pero ahí no queda todo, debe llevar, cada vez que sale a comer a un restaurante, la friolera de 11 guardaespaldas que se coloquen a su alrededor y que impidan que el resto de los comensales la vean comer. Cada vez que se aloja en un hotel, demanda que monten un gimnasio justo al lado de su habitación, y además reserva todas las suites disponibles para que nadie la moleste y además, pueda alojar a todo su equipo de estilistas, asistentes, personal de seguridad, etc.

Y hablando de hoteles, otro que también padece de lujorexia es el cantante Luis Miguel, que cuando se hospeda en un hotel, exige que las cortinas sean de color negro para que la luz del sol no le dé en la cara. Para hidratarse, el cantante solo toma agua de la marca Fiji, no puede ser otra, y se lleva a todas partes sus copas de Baccarat donde le deben servir los mejores vinos.

imagen de Luis Miguel

Jennifer López es otro caso de lujorexia, ¿a qué parece una mujer sencillita?, pues resulta que cuando se aloja en un hotel, nada que haya en su suite debe ser de color blanco, además, cuando la diva usa el baño siempre se asegura de que su trasero no coge ningún tipo de germen y por eso nunca se olvida allá a donde va de su ‘asiento protector’ que se trata de un regalo que le hizo el actor Ben Affleck, cuando eran novios que consiste en un dispositivo portátil con joyas incrustadas para que usara durante las giras mundiales. El dichoso asiento está valorado en 105.000 dólares ya que se compone de rubíes, zafiros, perlas y un diamante.

El diseñador Karl Lagerfeld tampoco tiene desperdicio, tiene su casa llena de iPods, dice que es para cuando tenga deseos incontrolados de escuchar música. Pero lo mejor de todo es que, tiene un sirviente especial que se encarga de renovar la música de sus más de 7o dispositivos y actualizarlos.

Y no me quiero despedir sin hablaros de la lujorexia de Paris Hilton, y es que no solo será la primera famosa que viaje al espacio, sino que además, hace años compró una parcelita de tierra al lado de la tumba de Marilyn Monroe para enterrar a… SU CABRA!!!!

 

 

Te puede interesar