Las técnicas del Maquillaje Japonés se centran en dar una apariencia juvenil, y cobra una gran importancia lograr una tez luminosa y un rubor de aspecto natural que, como ya sabes, se han vuelto muy populares en occidente.

Algunas de estas técnicas pueden parecerte un poco extrañas, y definitivamente no son válidas para todas, así que te doy diferentes opciones para que elijas qué prácticas de Maquillaje Japonés te gustaría adoptar y cuáles preferirías saltarte.

Técnicas de Maquillaje Japonés que están de moda

Puedes seguir mis consejos de Maquillaje Japonés para copiar a tu ídolo J-pop favorita, o puedes usar cosméticos japoneses como parte de tu look preferido. Hoy he elaborado un tutorial que te explica cómo conseguir un sencillo look de Maquillaje Japonés, con técnicas y estilos que son populares en la ciudad del Sol naciente.

Base de Maquillaje japonés

El maquillaje base de estilo japonés debe verse lo más natural posible. Tanto la base como el polvo no deben ser detectables en la piel, y el resultado final deberá tener un acabado satinado o húmedo.

Lo primero que debes hacer es asegurarte de que tu piel está limpia, hidratada y protegida del sol.

Conseguir una base para aclarar la piel es una parte de suma importancia de la rutina de maquillaje japonesa. Un primer rosado suele ser muy popular.

La mejor forma de aplicar la base japonesa es con los dedos de las manos. El truco radica en utilizar muy poca base para que la piel aparezca lo más natural posible.

Para comenzar, toma una cantidad del tamaño de un guisante, para que te hagas una idea. Extiéndela sobre tu rostro que modo que se unifique ligeramente el tono de tu piel, pero sin ocultarla por completo. Cuando has llegado a este punto, puedes utilizar una esponja de maquillaje un poco humedecida para ayudarte a difuminar mejor.

Es muy posible que notes que la cantidad de base no es suficiente para ocultar alguna imperfección seria de la piel, pero te recuerdo que para eso están los correctores.

Utiliza para ello un corrector que combine con el tono de tu piel, para ocultar alguna imperfección o enrojecimiento facial. De nuevo, puedes utilizar los dedos para aplicarlo. En este caso realiza unos pequeños toques para ir dispersando el color, y, después, difumina con un suave movimiento de arrastre.

Utiliza un corrector algo más claro para resaltar el área de las ojeras, así como para aclarar cualquier mancha oscura en la piel, especialmente alrededor de la boca o la nariz. También puedes aplicarlo en el centro de la frente y la barbilla, y difundirlo para difuminarlo.

Si lo quieres, puedes empolvarte la cara, especialmente si tiene la piel grasa. Use un cepillo esponjoso y agita con suavidad la base en polvo. Después asegúrate de eliminar cualquier exceso. No necesitas demasiado polvo en tu brocha, porque la clave es fijar ligeramente el primer sin que la piel aparezca demasiado mate o polvorienta. 

A continuación, golpetea suavemente sobre la piel, cubriendo las áreas de tu rostro donde normalmente se pone brillante primero. No recargues el cepillo, ya que esa primera cantidad de polvo debería ser suficiente para todo tu rostro.

Rubor, contorno y resaltado de estilo japonés

Si bien los rubores y los resaltadores (highlighters)  son muy populares en Japón, y los polvos para el contorno son menos populares. Esto se debe a que el aspecto muy esculpido que es tan popular en Occidente no encaja con la estética linda e infantil que es tan popular en Japón. El rubor y el iluminador deben aplicarse de manera que luzca natural y le dé al rostro una redondez juvenil.

El rubor en crema es muy famoso porque ofrece un aspecto natural y húmedo. Asegúrate de aplicarlo antes de empolvar la cara. Puedes optar después por usar un rubor en polvo si lo deseas.

En Japón, el rubor se aplica normalmente cerca del centro del rostro, en la parte de las mejillas que está cerca de la nariz y los ojos. Esto hace que parezca un rubor muy natural. Difumínalo un poco hacia afuera, pero no lo tires hasta la sien como lo harías con un rubor occidental.

Incluso puedes experimentar con llevar tu rubor justo debajo de los ojos, ya sea hacia la esquina exterior o por toda el área bajo los ojos.

El contorno de las mejillas no suele formar parte de la apariencia de belleza japonesa, ya que puede quitarle la juventud redonda del rostro. Sin embargo, el contorno de la nariz es muy popular, así que siéntete libre de aplicar un poco de contorno en polvo a lo largo de los lados de la nariz con un cepillo pequeño.

Resaltar con un polvo brillante es igual de popular en Japón como en Occidente. Aplica tu trazado en una línea delgada en el centro de tu nariz y quizás un poco en el centro de la frente y el mentón. También puedes resaltar tus mejillas, aunque no es muy común.

Maquillaje japonés para los ojos

Hay mucho espacio para la creatividad en el maquillaje de ojos japonés, pero para empezar, es mejor que te centres en un beauty look más suave.

La sombra de ojos japonesa normalmente es muy plácido, por lo que aunque puedes usar una base para párpados, es mejor que uses un poco de corrector o base.

La forma más clásica de aplicar una sombra es deslizando un tono medio brillante en el párpado, resaltando la esquina interna de los ojos y aplicando una línea ahumada de sombra más oscura en la zona de las pestañas. Se trata de un maquillaje sencillo y favorecedor.

Además de resaltar la esquina interna de los ojos, también puedes usar el iluminador debajo de la línea de las pestañas inferiores, para dar lo que los coreanos llaman “aegyo sal”, una apariencia que también es popular en Japón.

¡Asegúrate de rizar tus pestañas antes de aplicarte el rímel! Para rizarlas, elige un rizador de pestañas de alta calidad. Con los ojos abiertos, coloca el rizador sobre las pestañas superiores, asegurándote de que no tocas el párpado. Aprieta lentamente hacia abajo, de modo que sientas rápido si se engancha la piel sin pellizcarte. Una vez que esté casi cerrado, muévelo hacia abajo lo más cerca posible de la línea de las pestañas y apriétalo durante unos segundos mientras tiras un poco hacia abajo. Ábrelo un poco, muévelo un poco hacia arriba y repite el apretón. Sigue haciendo esto para rizar toda la longitud de tus pestañas y luego pasa al siguiente ojo.

Luego, fija ese rizo con una máscara de pestañas. Las máscaras de tubo son especialmente populares en Japón porque mantienen bien los rizos, son alargantes , suaves y fáciles de quitar. Para aplicar tu rímel, comienza en la base de las pestañas y luego tira hacia arriba con un movimiento de meneo. El rímel en las pestañas inferiores es opcional.

Para rellenar tus cejas, usa un polvo o sombra para cejas que le dará un aspecto más difuso. Aplícalo con una brocha de ángulo un poco más grande o una brocha de sombra plana con la parte superior recta. No esculpas el arco ni agregues ángulos, y mantén la apariencia difusa en lugar de nítida.

Fija tus cejas con un rímel transparente o un gel para cejas teñido para mantener cada cabello en su lugar y dar un poco más de volumen.

Maquillaje Japonés para Labios

El lápiz labial japonés generalmente se aplica para lucir difuso y natural, incluso si el color elegido es un poco inusual. El efecto deseado es el de labios “mordidos” o “enrojecidos”. Debido a esto, el delineador de labios no se suele usar.

Puedes aplicar tu labial de diferentes formas. Todo dependerá del nivel de color que desees. Ahora presiona con tu lápiz labial los labios en lugar de deslizarlo directamente. Concentra el color en el centro de tus labios. A continuación, frota los labios para esparcir el color por el resto de la zona.

Si lo quieres, incluso puedes crear un efecto de dos tonos aplicando primero un lápiz labial más claro por todas partes y luego concentrando un lápiz labial más oscuro en el centro de los labios.