Después del tremendo fracaso de la Dieta Dukan, desde hace unas temporadas se ha puesto muy de moda, la dieta de los 31 días, pero ¿qué es lo que ha convertido a esta nueva dieta en la más famosa del momento?,  ¿es tan eficaz como se dice?, ¿es saludable?

Hoy voy a intentar desvelar todas vuestras dudas sobre la dieta de los 31 días y os contaré todo lo que he podido averiguar sobre ella, que no es poco.

¿Qué debes tener en cuenta si vas a realizar la dieta de los 31 días?

metro y un tenedor

La dieta de los 31 días promete lograr el peso deseado en tan solo eso mismo, 31 días, y nos dice que podemos llegar a perder entre unos tres y cinco quilos durante la primera quincena sin pasar hambre y sin tener que realizar un esfuerzo importante.

Seguro que estas promesas os suenan porque es lo que hacen la mayoría de las famosas “dietas milagro” y que después nos encontramos con deficiencias nutricionales, efectos psicológicos nocivos, el efecto rebote, etc, etc.

La dieta de los 31 días basa su “eficacia” en eliminar practicamente al completo, y sobretodo en la primera fase, de hidratos de carbono, y se aumenta la ingesta de alimentos ricos en proteínas. Está prohibido el arroz, la pasta, el pan (ahí conmigo ya van mal, porque soy una adicta al pan), la fruta, algunas verduras como la calabaza, la zanahoria o la remolacha, zumos (sean naturales o comerciales), galletas, etc y recomienda encarecidamente el consumo de carne, pescado, marisco, huevos y algunos lácteos como puede ser el queso.

Qué opinan los nutricionistas

Muchos son los nutricionistas que se han puesto las manos en la cabeza con la dieta de los 31 días, ya que son de la opinión que los hidratos de carbono son muy necesarios para nuestro organismo. Y es que gracias a los hidratos de carbono nuestras células pueden conseguir la energía necesaria para que realicemos las actividades de nuestra vida cotidiana como pueden ser trabajar, leer, caminar e incluso dormir.

libro dieta de los 31 días

Si no aportamos hidratos de carbono en nuestra dieta, el organismo no tiene la suficiente glucosa para lograr la energía necesaria para realizar su actividad, y por lo tanto, tendrá que recurrir a otros mecanismos para lograr conseguir esa energía. Como consecuencia de esta ausencia, el cuerpo recurre a las grasas y las proteínas, que aunque a simple vista puede parecer una gran ventaja, esto lleva implícito la pérdida de la masa muscular, de la masa ósea y del conocido efecto rebote, sin dejar de lado el déficit de vitaminas y minerales.

Pros de la dieta de los 31 días

Con la dieta de los 31 días se consigue una pérdida de peso súper rápida, en la gran mayoría de los casos, puede ser superior a los 4 kilos al mes. Esto conlleva a que la autoestima de quien realiza este tipo de dieta mejore, ya que la bajar de peso una se siente mejor consigo misma. Como se pierde peso de una manera muy rápida, esto hace que las personas se sientan más motivadas para seguir con esta dieta. Con la dieta de los 31 días se mejoran ciertas enfermedades que van unidas al exceso de peso como pueden ser la hipertensión o la apnea.

Contras de la dieta de los 31 días

Una dieta rica en proteínas puede tener muchos efectos secundarios, entre ellos la halitosis, el aumento del colesterol, estreñimiento, el aumento del ácido úrico y la sobrecarga de los riñones.

La dieta de los 31 días no demuestra una eficacia a largo plazo y no te garantiza que en un futuro recuperes rápidamente el peso perdido, sino que encima puedes aumentar de peso justo cuando finalices la dieta.

No enseña cómo llevar una dieta sana, variada y equilibrada, por lo que normalmente, conlleva al abandono de la dieta y a la recuperación rápida del peso perdido.

 

 

Te puede interesar