Está claro que los adoramos, pero usarlos, muchas veces, se convierte en nuestra peor pesadilla, me refiero a los zapatos de tacón, pero existen trucos que nos pueden ayudar a dejar atrás el dolor que nos provocan y a lucir los mejores diseños.

Una de las grandes “leyes” que se nos enseña a las mujeres desde bien pequeñitas es que “para estar bella hay que sufrir“, pero sin embargo, sufrir no debe ser nuestra premisa, porque los zapatos con enormes tacones no solo pueden provocarnos dolor en los pies sino que pueden dañar seriamente la salud…Tanto se han puesto de moda los tacones que, incluso, muchas famosas optan por recurrir a la conocida cirugía Cenicienta, de la que ya os he hablado en otro artículo, pero es que además, un estudio de la Asociación Americana de Podología afirma que el 42% de las mujeres entrevistadas aceptó que estaría dispuesta a aguantar el dolor que les producen los tacones si les gustan mucho.

Luce zapatos de tacón sin dolor!

Así que después de este hecho, y para que no tengas que sacrificar tu salud en pos de unos zapatos bonitos, te voy a dar una serie de recomendaciones que espero te sean de gran utilidad.

Lo primero que debes hacer es poder identificar tu número correcto de calzado, porque aunque te suene a cuentos chinos, muchas son las mujeres que usan por lo menos medio número menor del que realmente deberían calzar. Un consejo que te será muy útil es medir tu pie cada vez que vayas a comprarte un par de zapatos, porque hasta un par de kilitos que hayas subido pueden hacer que la talla de tu pie sea más grande.

La punta de los zapatos es algo muy importante que deberás considerar, porque si comienzas a padecer de juanetes, el tacón elevado y esa puntera infernal, agravarán su estado. La punta muy cerrada altera la forma original del pie, y si le sumas los más de ocho centímetros de tacón, estarás elevando la presión del peso de tu cuerpo sobre los dedos de tus pies.

Así que si te gustan los stilettos de punta afilada, lo mejor es que te lo pienses dos veces antes de comprarte un nuevo par, porque estás, cada vez que los usas, deformando tus dedos inferiores.

Luce zapatos de tacón sin dolor!

Es mejor que apuestes por unos zapatos de tacón pero que no sean estrechos en la puntera, de este modo estará ayudando a no alterar ni la zona lumbar no las rodillas o tobillos.

Además si ya te ha salido un callo o un juanete es conveniente que no uses puntas estrechas en tu calzado, para tratar de suavizar el roce con tus dedos, son muy elegantes los de punta cuadrada, le dan un toque retro a tu look, además puedes probar a usar una funda de silicona en el dedo dañado para disminuir la fricción con el zapato.

Ya sé que te encantan los tacones de vértigo, pero lo mejor que puedes hacer por tu salud es elegir el tacón que usarás en función de lo que vayas a hacer durante el día. Por ejemplo, si ya sabes que vas a pasarte largas horas andando o quieta en el mismo lugar, no uses tus zapatos más elevados. Si sales de fiesta y usas un zapato muy alto, tus pies terminarán haciéndotelo pagar muy caro, solo lleva mucho tacón si sabes a ciencia cierta que les vas a poder dar a tus pies un respiro cada cierto tiempo.

Pero si sigues apostando por lucir taconazo hagas lo que hagas, entonces lo ideal es que apuestes por unos que sean anchos, o mucho mejor si son de plataforma.

Luce zapatos de tacón sin dolor!

 

Si quieres usar un tacón imponente, en la actualidad existen unas plantillas que desplazan el peso desde la base del pie hasta el talón, y al distribuirlo dan la sensación de estar usando un tacón menos alto, además de dar una mayor protección y estabilidad en el arco plantar. Ya hay incluso algunos diseños de zapatos que las traen incluidas.

Lleva siempre en tu bolso un par de bailarinas o calzado cómodo porque nunca se sabe cuándo te van a hacer falta.  No olvides, cada noche, cuidar tus pies usando alguna loción o crema hidratante, realizando unos masajes en las plantas y en los dedos para combatir el estrés del día.