El Cuidado de Pieles Adolescentes básicamente se puede dividir en dos partes: de rutina y para aquellas personas que sufren de afecciones o trastornos específicos de la piel

La adolescencia es probablemente una de las etapas con más cambios de la vida, sin contar la Menopausia.

Debido a los cambios hormonales, no es solo el estado emocional lo que ocasiona un trastorno constante a l@s jóvenes, sino también su estado físico. Y, a menudo, la piel y el cabello son los que se llevan la peor parte de este cambio…

Este problema se suma al hecho de que l@s adolescentes a menudo, o bien descuidan su piel y cabello o se preocupan demasiado por ellos. Lo que en ambos casos agrava aún más el problema. Pero hoy voy a intentar ayudarte si tienes un hijo o hija adolescente.

Pautas para el Cuidado de Pieles Adolescentes

Es muy importante que l@s adolescentes se laven la cara con regularidad y que usen protector solar antes de salir de casa. Es muy importante que lleven un régimen adecuado para el Cuidado de la Piel y el Cabello, teniendo en cuenta sus necesidades.

Dicho esto, las Pautas del Cuidado de Pieles Adolescentes, siempre en términos generales, se pueden dividir en dos partes: general o de rutina, y el de aquellas personas que sufren de enfermedades o trastornos cutáneos específicos.

Cuidado de la piel de rutina para adolescentes

El primer paso es conocer el tipo de piel que tiene tu hijo o hija. Existen cuatro tipos: normal, seco, graso y mixto.

Piel Normal

Por regla general, este tipo de piel es uniforme y suave. Su textura es lisa y no tiene imperfecciones visibles, ni manchas o zonas escamosas. Los poros son casi imperceptibles y la superficie de la piel no es ni grasa ni seca.

Si tu hij@ tiene la piel normal, debe lavarse la cara dos o tres veces al día con un limpiador suave o con agua y un jabón suave para eliminar los restos de suciedad y sudor.

Piel Seca

Se trata de una piel opaca, áspera, escamosa y que, en ocasiones, puede llegar a picar.

La piel seca ve interrumpida la lubricación de los aceites naturales del cuerpo debido a irregularidades dermatológicas.

En este caso, lo recomendable es lavarse la cara a diario con un limpiador suave para evitar que la piel se reseque. Humedecer la piel con una crema sin perfume y sin alcohol después del lavado. Es importante limitar las duchas muy calientes, la exposición a elevadas temperaturas con poca humedad. Nada de jabones fuertes o frotar en exceso la piel.

Si toda la piel del cuerpo está seca, va muy bien un producto emoliente adecuada después del baño mientras la piel esté húmeda. Esto ayuda a que el efecto hidratante del emoliente llegue hasta las capas más profundas de la piel.

Piel Grasa

La piel grasa es muy propensa al acné. Tiene los poros abiertos, la tez brillante y puntos negros.

Como las hormonas afectan a la producción de sebo, los cambios que se producen en la pubertad, afectan a sus niveles, y esto influye directamente en la piel.

Por regla general, la afección cutánea más común que les ocurre a l@s adolescentes, influenciada por las hormonas, es el acné.

Para mantener limpia la piel grasa, lo ideal es lavar la cara al menos tres veces al día con agua y un jabón suave. Se puede utilizar un limpiador por la noche, si es necesario.

Si hay granos, que ni se le ocurra reventarlos ni apretarlos, porque puede propagar la inflamación.

Se aconseja utilizar cosméticos y productos faciales que NO comedogénicos, para que los poros no se obstruyan. El cabello se debe mantener alejado de la cara y hay que lavarlo al menos una vez cada dos días.

Piel Mixta

En este caso, es muy posible que se tenga la zona “T” grasa ( frente, nariz y mentón) y la piel seca en el resto de la cara.

Los poros del rostro suelen ser grandes y la piel tiene una mayor predisposición a tener puntos negros.

Lo recomendable es lavar la cara dos o tres veces al día con agua y un jabón suave. Se deben hidratar las zonas secas, pero no las grasas.

Consejos para adolescentes con afecciones cutáneas específicas

Acné

El acné es la afección más común entre adolescentes. Esto sucede cuando los poros de la piel se obstruyen, impidiendo que el sebo llegue a la superficie.

Mantener la piel limpia es la forma más sencilla de reducir el riesgo de desarrollar lesiones de acné. 

Incluso el acné severo es una condición tratable. Consultar a un dermatólogo en una etapa temprana puede ayudar a evitar afecciones posteriores.

Eccema

La dermatitis atópica infantil puede continuar afectando hasta el final de la adolescencia y más tiempo.

Es importante mantener la piel afectada por eccema cubierta, sobre todo en actividades al aire libre.

Quienes sufren de eccema activo, tienen que usar las cremas recetadas por el médico.

Además. es muy importante evitar la exposición a lugares llenos de polvo.

También se debe evitar el contacto con zonas que tengan sustancias irritantes, por ejemplo el agua de la piscina, el césped…

Verrugas virales

Este tipo de verrugas son muy comunes entre l@s adolescentes. Cualquier zona del cuerpo se puede ver afectada. Pero, por regla general, suelen aparecer en las palmas de manos y pies (verrugas palmoplantares). En este caso es muy importante acudir al dermatólogo.

Además, padres y adolescentes deben revisar cuidadosamente la piel de la persona afectada ya que suelen ser contagiosas.

Además de todo lo que te he contado, este año, para más inri, l@s adolescentes se encuentran con el problema de tener que llevar durante 6 horas seguidas una mascarilla de protección frente a la COVID-19.

Esto hace que la zona cubierta no respire bien y haya más problemas porque aparecen más granitos.

Ante todo es de suma importancia la higiene de la zona. En cuanto lleguen a casa, deben lavarse la cara y usar una crema o loción hidratante adecuada para su tipo de piel.