Cómo usar los iluminadores

maquillaje de labios

Desde hace un tiempo, hay un producto de maquillaje que se ha puesto muy de moda, me refiero a los iluminadores del rostro, pues bien, si os ha sucedido como a mí, que con la novedad, habéis comprado uno que está en el neceser muerto de pena porque no sabéis como usarlo, seguro que hoy os saco de un apuro.

Hoy me he propuesto que todas y cada una de vosotras sepáis, no solo qué iluminadores os sientan mejor sino cual es el indicado según vuestro tipo de piel.

Hasta hace dos días, como aquel que dice, las bases de maquillaje eran imprescindibles a la hora de conseguir un maquillaje uniforme, y las hemos usado para camuflar todo tipo de imperfecciones, pero desde hace un tiempo, surge un producto que nos dicen que es “Casi mágico”, porque se usa antes y después del maquillaje, estos son los iluminadores.

Cómo se usan los iluminadores

Los iluminadores son algo similar a la base, pero que se pueden aplicar antes o después del maquillaje y en determinadas zonas del rostro, de modo que aparecerás con un cutis envidiable y un maquillaje perfecto. Puedes usarlos tanto en pómulos, párpados u otra zona a la que quieras iluminar.

Cómo se usan los iluminadores

Cuando os digo que un iluminador es muy parecido a una base, no me refiero a que se usen como tal, y si se os pase por la cabeza sustituirlo por esta, porque realmente son complementarios. El iluminador es un complemento más para un maquillaje perfecto, ya que con unas gotitas puedes conseguir lucir una piel radiante y en pocos segundos.

Existen unos iluminadores que se usan después de la base de maquillaje, tienes que coger una pequeña cantidad y aplicarla en la zona que quieras “rejuvenecer” o iluminar, realizando unos suaves toques con la yema del dedo.

Cómo se usan los iluminadores

Usualmente, los iluminadores suelen tener tonos claros, aunque puedes escoger alguno que tenga un cierto tono dorado, si conservas todavía algo de bronceado de este reciente Verano.

Algo que se suele hacer es usar un iluminador como si fuera un corrector y eso es un error garrafal, porque el iluminador se usa para dar más luz al rostro, es decir que dirige las miradas a las zonas en las que se aplica.

Cómo se usan los iluminadores

Imagínate que usas un iluminador para corregir unas ojeras, pues va a suceder que estas destacarán el triple!!!

Existen diferentes tipos de iluminadores, dependiendo del tipo de piel:

1. Iluminadores en polvo – Estupendos para pieles grasas y van muy bien para llegar facilmente a las zonas más difíciles, como por ejemplo las aletas de la nariz.

2. Iluminadores en crema – Ideales para pieles secas, estos se unen mejor a la base de maquillaje.

3. Iluminadores líquidos – Este tipo de textura va muy bien para conseguir ligeras correcciones y para usar sobre la base de maquillaje.

Cómo se usan los iluminadores

Es muy importante también saber en qué zonas se debe aplicar un iluminador, por ejemplo si lo aplicas en la frente estarás realzando la mirada y además iluminarás todo el rostro; Si aplicas iluminador sobre los pómulos definirás mucho más tu rostro y lo harás más anguloso; Debajo del arco de las cejas hace que el ojo se vea más grande por lo que lucirás una mirada más intensa; En el párpado lograrás que no queden sombras en la parte inferior: En el lagrimal da más viveza a los ojos hundidos e iluminará tu mirada; En la nariz disimula una nariz larga ya que hace que parezca más ancha, pero si lo aplicas en las aletas harás que parezca más fina; En la barbilla es ideal para eliminar los brillos y enmarcar el rostro, no lo uses en esta zona si tu cara es ancha.

 

Te puede interesar